Categorías
Diccionario Contable

¿Qué es amortización en contabilidad?

La depreciación es un método contable para asignar el costo de un activo tangible o físico a lo largo de su vida útil o esperanza de vida. La depreciación representa la cantidad de valor de un activo que se ha agotado. La depreciación de los activos ayuda a las empresas a obtener ingresos de un activo y a gastar una parte de su costo cada año que el activo está en uso. Si no se tiene en cuenta, puede afectar en gran medida los beneficios.

Las empresas pueden depreciar los activos a largo plazo tanto para fines fiscales como contables. Por ejemplo, las compañías pueden tomar una deducción de impuestos por el costo del activo, lo que significa que reduce los ingresos imponibles. Sin embargo, hacienda establece que cuando se deprecian los activos, las compañías deben repartir el costo a lo largo del tiempo. Hacienda también tiene reglas sobre cuándo las empresas pueden hacer una deducción.

CLAVES DE LA AMORTiZACIÓN

  • De acuerdo con el principio de correspondencia de la contabilidad, la depreciación vincula el costo de utilización de un activo material con el beneficio obtenido a lo largo de su vida útil.
  • Existen muchos tipos de depreciación, incluyendo la depreciación lineal y varias formas de depreciación acelerada.
  • La depreciación acumulada se refiere a la suma de todas las depreciaciones registradas en un activo hasta una fecha determinada.
  • El valor contable de un activo en el balance es su costo histórico menos toda la depreciación acumulada.
  • El valor contable de un activo después de que se haya tomado toda la depreciación se denomina su valor de salvamento.

Entendiendo la depreciación


La depreciación es una convención contable que permite a una empresa amortizar el valor de un activo a lo largo de un período de tiempo, comúnmente la vida útil del activo. Los activos como la maquinaria y el equipo son caros. En lugar de realizar el costo total del activo en el primer año, la depreciación del activo permite a las empresas repartir ese costo y generar ingresos a partir de él.

La depreciación se utiliza para contabilizar las disminuciones del valor contable a lo largo del tiempo. El valor contable representa la diferencia entre el costo original y la depreciación acumulada de los años.

Cada empresa puede establecer sus propios umbrales para determinar cuándo empezar a depreciar un activo fijo o una propiedad, planta y equipo. Por ejemplo, una pequeña empresa puede fijar un umbral de 500 euros, por encima del cual deprecia un activo. Por otro lado, una empresa más grande puede establecer un umbral de 10.000 euros, por debajo del cual todas las compras se cargan a gastos inmediatamente.

A efectos fiscales, hacienda publica programas de depreciación que detallan el número de años en que un activo puede ser depreciado, basándose en varias clases de activos.
La totalidad del desembolso en efectivo puede pagarse inicialmente cuando se compra un activo, pero el gasto se registra de forma incremental a efectos de la presentación de informes financieros porque los activos proporcionan un beneficio a la empresa durante un largo período de tiempo. Por lo tanto, la depreciación se considera un cargo no monetario, ya que no representa una salida de efectivo real. Sin embargo, los cargos por depreciación siguen reduciendo los beneficios de la empresa, lo que resulta útil a efectos fiscales.

El principio de ajuste con arreglo a los principios de contabilidad generalmente aceptados (GAAP) es un concepto de contabilidad en valores devengados que dicta que los gastos deben ajustarse al mismo período en que se generan los ingresos correspondientes. La depreciación ayuda a vincular el costo de un activo con el beneficio de su uso a lo largo del tiempo. En otras palabras, cada año, el activo se pone en uso y genera ingresos, y también se registra el gasto incremental asociado con el agotamiento del activo.

La cantidad total que se deprecia cada año, representada como un porcentaje, se denomina tasa de depreciación. Por ejemplo, si una empresa tiene 100.000 euros de depreciación total a lo largo de la vida prevista del activo, y la depreciación anual es de 15.000 euros, la tasa sería del 15%% anual.

Registro de la depreciación


Cuando se adquiere un activo, se registra un débito para aumentar una cuenta de activos, que luego aparece en el balance, y un crédito para reducir el efectivo o aumentar las cuentas por pagar, que también aparece en el balance. Ninguno de los dos lados de este asiento afecta a la cuenta de resultados, en la que se consignan los ingresos y los gastos. Para trasladar el costo del activo del balance a la cuenta de resultados, se amortiza periódicamente.

Al final de un ejercicio contable, un contador registrará la depreciación de todos los activos capitalizados que no estén totalmente depreciados. El asiento de esta depreciación consiste en un cargo a los gastos de depreciación, que pasa a la cuenta de resultados, y un abono a la depreciación acumulada, que se notifica en el balance. La depreciación acumulada es una cuenta de contrapartida, lo que significa que su saldo natural es un abono que reduce el valor del activo neto. La depreciación acumulada de un activo determinado es su depreciación acumulada hasta un único punto de su vida.

Como se ha dicho anteriormente, el valor contable es el neto de la cuenta de activos y la depreciación acumulada. El valor de salvamento es el valor contable que permanece en el balance después de que se ha tomado toda la depreciación hasta que el activo se vende o se dispone de otro modo. Se basa en lo que una empresa espera recibir a cambio del activo al final de su vida útil. Como tal, el valor de salvamento estimado de un activo es un componente importante en el cálculo de la depreciación.

Ejemplo de depreciación


Si una empresa compra un equipo por 50.000 euros, podría gastar el costo total del activo en el primer año o amortizar el valor del activo a lo largo de los 10 años de vida útil del mismo. Por eso a los dueños de negocios les gusta la depreciación. La mayoría de los dueños de negocios prefieren gastar sólo una porción del costo, lo que aumenta el ingreso neto.

Además, la empresa puede desguazar el equipo por 10.000 euros al final de su vida útil, lo que significa que tiene un valor de rescate de 10.000 euros. Utilizando estas variables, el contador calcula el gasto de depreciación como la diferencia entre el costo del activo y su valor de salvamento, dividido por la vida útil del activo. El cálculo en este ejemplo es (50.000€ – 10.000€) / 10, que es un gasto de depreciación de 4.000€ por año.

Esto significa que el contador de la empresa no tiene que gastar la totalidad de los 50.000 euros en el primer año, aunque la empresa haya pagado esa cantidad en efectivo. En cambio, la compañía sólo tiene que gastar 4.000 euros contra los ingresos netos. La compañía gasta otros 4,000€ el próximo año y otros 4,000€ el año siguiente, y así sucesivamente hasta que el activo alcanza su valor de rescate de 10,000€ en diez años.

Tipos de depreciación


Líneal

La depreciación de los activos mediante el método de línea recta suele ser la forma más básica de registrar la depreciación. Informa de los gastos de depreciación iguales cada año a lo largo de toda la vida útil hasta que todo el activo se deprecia hasta su valor de salvamento. En el ejemplo anterior se utilizó la depreciación lineal.

Supongamos, por ejemplo, que una empresa compra una máquina a un costo de 5.000 euros. La empresa decide un valor de salvamento de 1.000 euros y una vida útil de cinco años. En base a estas suposiciones, el monto depreciable es de 4.000 (5.000 de costo – 1.000 de valor de salvataje) y la depreciación anual usando el método de línea recta es: 4.000 de monto depreciable / 5 años, o 800 por año. Como resultado, la tasa de depreciación es del 20%% (800/4,000). La tasa de depreciación se utiliza tanto en los cálculos del saldo decreciente como en los del saldo doblemente decreciente.

Equilibrio decreciente


El método de balance decreciente es un método de depreciación acelerada. Este método deprecia la máquina en su porcentaje de depreciación lineal por su cantidad depreciable restante cada año. Debido a que el valor contable de un activo es mayor en años anteriores, el mismo porcentaje causa un mayor gasto de depreciación en años anteriores, disminuyendo cada año.

Utilizando el ejemplo de línea recta anterior, la máquina cuesta 5,000, tiene un valor de rescate de 1,000, una vida útil de 5 años y se deprecia al 20%% cada año, por lo que el gasto es de 800 en el primer año (4,000 de monto depreciable * 20%%), 640 en el segundo año ((4,000 – 800) * 20%%), y así sucesivamente.

Saldo doblemente decreciente (DDB)


El método de la balanza de doble descenso (DDB) es otro método de depreciación acelerada. Después de tomar la recíproca de la vida útil del activo y duplicarla, esta tasa se aplica a la base depreciable, el valor contable, durante el resto de la vida prevista del activo. Por ejemplo, un activo con una vida útil de cinco años tendría un valor recíproco de 1/5 o 20%%. El doble de la tasa, o el 40%%, se aplica al valor contable actual del activo para su depreciación. Aunque la tasa se mantiene constante, el valor del euros disminuirá con el tiempo porque la tasa se multiplica por una base depreciable menor cada período.

Cifras de la suma del año (SYD)


El método de la suma de los dígitos del año (SYD) también permite una depreciación acelerada. Para empezar, combine todos los dígitos de la vida esperada del activo. Por ejemplo, un activo con una vida de cinco años tendría una base de la suma de los dígitos del uno al cinco, o 1+ 2 + 3 + 4 + 5 = 15. En el primer año de depreciación, se depreciaría 5/15 de la base depreciable. En el segundo año, sólo 4/15 de la base depreciable se depreciaría. Esto continúa hasta que el quinto año deprecia el 1/15 restante de la base.

Unidades de producción


Este método requiere una estimación del total de unidades que un activo producirá a lo largo de su vida útil. Los gastos de depreciación se calculan entonces por año en base al número de unidades producidas. Este método también calcula los gastos de depreciación en base al monto depreciable.

1 respuesta a «¿Qué es amortización en contabilidad?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *