Categorías
C Diccionario Contable

Control de riesgo

El riesgo de control es la probabilidad de que los estados financieros contengan errores materiales debido a fallas en el sistema de controles utilizado por una empresa. Cuando hay fallas de control importantes, es más probable que una empresa experimente pérdidas de activos indocumentados, lo que significa que sus estados financieros pueden revelar una ganancia cuando en realidad hay una pérdida.

Los gerentes de una empresa son responsables de diseñar, implementar y mantener un sistema de controles que sea adecuado para prevenir la pérdida de activos. No es fácil mantener un sistema sólido de controles, ya que el sistema debe modificarse periódicamente para adaptarse a los cambios en curso en los procesos comerciales, así como para hacer frente a transacciones comerciales completamente nuevas. Además, la administración puede evitar a sabiendas la implementación de ciertos controles, debido a que son demasiado costosos de mantener o que interfieren con el flujo fluido de transacciones que impactan a los clientes.

Cursos relacionados

Guía de controles contables
Guía de muestreo de auditoría
El modelo de riesgo de auditoría

Categorías
C Diccionario Contable

Límites de control

Los límites de control son las líneas horizontales en un gráfico de control que delinean los límites superior e inferior del rango aceptable de resultados para un proceso. Cuando los datos graficados exceden un límite de control, indica que un proceso está fuera de control. Los límites de control se establecen en tres desviaciones estándar a cada lado de la media.

Cursos relacionados

Gestión de restricciones
Guía de contabilidad ajustada
Gestión de proyectos

Categorías
C Diccionario Contable

Marco de control

Un marco de control es una base conceptual para formular un conjunto de controles para una organización. Este conjunto de controles tiene como objetivo minimizar el riesgo mediante el uso de prácticas y procedimientos de manera coordinada. El marco de control más conocido es el Marco Integrado, que fue desarrollado por el Comité de Organizaciones Patrocinadoras (COSO) de la Comisión Treadway. Este marco define el control interno como un proceso que está diseñado para proporcionar una seguridad razonable con respecto al logro de los objetivos en las siguientes tres áreas:

  • La eficiencia y eficacia de las operaciones de una empresa.

  • La confiabilidad de los informes financieros de una empresa.

  • El cumplimiento de una firma con las leyes y regulaciones aplicables.

El marco incluye los siguientes conceptos generales:

  • El control interno no es un fin en sí mismo; más bien, es un proceso que está destinado a respaldar los requisitos de una empresa.

  • El control interno se ve afectado por individuos en toda la empresa; no es simplemente un conjunto de políticas, procedimientos y formularios.

  • El control interno solo puede proporcionar una seguridad razonable a la administración y al consejo de administración de una organización; no puede proporcionar una seguridad absoluta.

  • El control interno tiene como objetivo lograr objetivos específicos dentro de una empresa.

Cursos relacionados

Guía de controles contables
Sistemas de información contable

Categorías
C Diccionario Contable

Control medioambiental

El entorno de control es el conjunto integral de acciones tomadas por la gerencia que establece el tono de cómo los empleados se involucran en sus actividades diarias. El entorno de control se compone de todas las políticas y procedimientos, las acciones tomadas por la gerencia para tratar los problemas y los valores que defienden. Tomado en su conjunto, el entorno de control muestra el nivel de apoyo que la dirección tiene para el sistema de controles internos.

Cursos relacionados

Guía de controles contables

Categorías
C Diccionario Contable

El ciclo de control

El ciclo de control es el proceso iterativo de planificación, seguimiento de resultados, evaluación de resultados y realización de revisiones. El ciclo de control se aplica comúnmente a la revisión continua de los presupuestos corporativos y los flujos de procesos.

Al aplicar el ciclo de control a la presupuestación, la expectativa es que cada versión sucesiva del presupuesto sea mejorada, en base a la información obtenida cuando se compara el presupuesto inicial con los resultados reales. Este enfoque funciona bien en un entorno donde el nivel de competencia es relajado y se lanzan pocos productos nuevos. Los resultados son más problemáticos en un entorno acelerado, ya que los modelos comerciales pueden revisarse radicalmente de forma regular, por lo que hay poco tiempo para obtener los beneficios de un ciclo de retroalimentación iterativa.

El ciclo de control funciona mejor para los flujos de procesos, ya que tienden a cambiar menos que los modelos de negocio; es decir, todavía será necesario pagar a los proveedores, emitir facturas, enviar mercancías, etc., independientemente de los cambios en el modelo de negocio. Dado el mayor nivel de estabilidad de los procesos, uno puede trabajar continuamente a través de los pasos en el ciclo de control para hacer que los procesos sean más eficientes, al mismo tiempo que se monitorean más de cerca los riesgos.

Cursos relacionados

Presupuestación
Presupuesto de capital

Categorías
C Diccionario Contable

Tabla de control

Un gráfico de control es una representación gráfica de las variables del proceso a lo largo del tiempo. Los gráficos de control se utilizan comúnmente en el proceso de producción para determinar si existe una tendencia en un proceso que se está moviendo más allá de los límites de control predeterminados. Si es así, se toman medidas para que el proceso vuelva a estar dentro de los límites de control. Al monitorear los procesos de esta manera, una empresa puede minimizar la probabilidad de que un proceso cree productos que no cumplen con las especificaciones.

Cursos relacionados

Jefe de operaciones

Categorías
C Diccionario Contable

Definición de evaluación de control

¿Qué es una evaluación de control?

Una técnica de gestión común en el departamento de auditoría interna es revisar las mismas áreas de riesgo, año tras año. Al hacerlo, se centra la atención en aquellas áreas que podrían desencadenar problemas importantes para una empresa y, por lo tanto, merecen atención continua. Sin embargo, el perfil de riesgo de una empresa cambia con el tiempo, a medida que cambia la naturaleza de sus operaciones y el entorno empresarial general. En consecuencia, simplemente copiar el programa de auditoría del año anterior no siempre es una buena gestión.

Un mejor enfoque para lidiar con el perfil de riesgo de una empresa es crear una evaluación de control de la empresa y luego actualizar la evaluación a intervalos regulares. La evaluación debe destacar los cambios en el negocio desde la última evaluación y cómo estos cambios podrían afectar el sistema de controles actualmente en vigor. Si la empresa tiene divisiones dispares, puede tener más sentido crear esta evaluación a nivel de unidad de negocio.

Siempre que se actualice la evaluación de control, el gerente de auditoría interna debe revisarla con la alta gerencia y / o miembros del comité de auditoría, para que estas personas estén al tanto de los problemas de control recientes o futuros, así como de cómo estos problemas pueden resolverse. El documento también se puede utilizar dentro del departamento de auditoría interna como base para cambios en los programas de auditoría.

Una evaluación de control de alta calidad debería requerir una cantidad considerable de tiempo para crearse y actualizarse, pero su impacto es lo suficientemente sustancial como para justificar el costo. El informe también es útil para aumentar el conocimiento general del entorno de control de una empresa y los riesgos que ciertos controles están diseñados para detectar y / o mitigar.

Cursos relacionados

Guía de controles contables

Categorías
C Diccionario Contable

La prima de control

La prima de control es el exceso que paga un comprador sobre el precio de mercado de una empresa objetivo para obtener el control. Esta prima puede ser sustancial cuando una empresa objetivo posee propiedad intelectual, bienes raíces u otros activos cruciales que un adquirente desea poseer.

Cuando los inversionistas compran acciones en una empresa, obtienen el derecho a dividendos, cualquier apreciación en el precio de mercado de las acciones y cualquier participación final en los ingresos si se vende la empresa. Si un inversor compra al menos una participación mayoritaria del 51%% en una empresa, también obtiene el derecho a redirigir la empresa de la forma que elija. En consecuencia, la obtención de una participación controladora vale un precio adicional, que se denomina prima de control.

La prima de control puede ser un problema insignificante si el objetivo está al borde de la quiebra, ya que la naturaleza presuntamente a corto plazo del negocio hace que la prima de control sea esencialmente irrelevante. Sin embargo, si el objetivo es un negocio sólido que el adquirente pueda mejorar, la prima de control puede ser un factor importante. La evidencia histórica muestra que las primas de control para negocios saludables pueden oscilar entre el 30%% y el 75%% del precio de mercado de las acciones de una empresa.

La prima de control no es un concepto en blanco y negro, donde el primer 51%% de propiedad es más valioso que el 49%% restante. En cambio, considere la multitud de situaciones en las que la propiedad se divide entre muchos propietarios. Por ejemplo, ¿qué pasa si hay tres accionistas, dos con el 49%% y uno con el 2%% de las acciones? En este caso, el accionista del 2%% posee una parte extremadamente valiosa del negocio, dada su capacidad para impactar los votos, y que sin duda tendría una prima. Alternativamente, ¿qué pasa si hay cientos de pequeños accionistas y un accionista que posee el 35%% de una empresa? Poseer ese 35%% podría no resultar en el control absoluto del negocio, pero puede ser mucho más fácil de obtener en comparación con la búsqueda de cientos de otros accionistas que tiene una prima.

El concepto de prima de control es una razón clave por la que los adquirentes a veces reducen sus precios de oferta por las acciones restantes en circulación en una adquisición de dos niveles. Si un adquirente ya ha logrado el control sobre un negocio, ya no existe una prima de control asociada con las acciones adicionales, lo que por lo tanto reduce su valor.

Cursos relacionados

Combinaciones y consolidaciones de negocios
Fusiones y adquisiciones de firmas de CPA
Desinversiones y escisiones
Fusiones y adquisiciones

Categorías
C Diccionario Contable

Definición de corporación C – Diccionario Contable

¿Qué es una Corporación C?

La corporación AC utiliza una estructura corporativa que se grava directamente, en lugar de transferir los ingresos a sus propietarios con fines tributarios. Esta estructura impositiva es útil, ya que la tasa impositiva corporativa máxima es sustancialmente menor que la tasa impositiva que se cobra a las personas de altos ingresos. Dado que se paga menos efectivo al gobierno, una corporación C tiene más efectivo disponible para otros fines, como reinvertir las ganancias en el negocio. Además, dado que tiene una estructura corporativa, sus propietarios no incurren en ningún pasivo asumido por la corporación. Otro beneficio es que una corporación C puede sobrevivir a sus propietarios, persistiendo a medida que los nuevos propietarios reemplazan a los antiguos. Otra ventaja más es que la entidad puede emitir una variedad de tipos de acciones, como varias clases de acciones preferentes, lo que le permite recaudar dinero más fácilmente que otras formas legales de negocios.

Problemas con la Corporación C

La queja más grande sobre la corporación C es el concepto de doble imposición. En esencia, la corporación paga impuestos sobre sus ganancias, mientras que sus accionistas pagan impuestos nuevamente cuando reciben dividendos de la corporación.

Cómo formar una corporación C

La corporación AC se forma registrándose en la oficina del secretario de estado del estado correspondiente y emitiendo certificados de acciones a sus propietarios. Luego, los accionistas eligen una junta directiva, que gobierna la entidad en su lugar. La junta contrata a un equipo de gestión, que gestiona el negocio por ellos. El secretario corporativo también es responsable de presentar un informe anual en la oficina del secretario de estado durante el tiempo que la entidad permanezca en funcionamiento.

Cursos relacionados

C Guía de impuestos corporativos
Planificación Fiscal Corporativa