Categorías
Contabilidad

¿Cómo operar con capital de trabajo cero?

El capital de explotación cero es una situación en la que no hay un exceso de activos corrientes sobre pasivos corrientes a financiar. El concepto se utiliza para reducir el nivel de inversión necesario para el funcionamiento de una empresa, lo que también puede aumentar el rendimiento de la inversión para los accionistas.

El capital de explotación es la diferencia entre el activo y el pasivo circulante, y está compuesto principalmente por cuentas por cobrar, inventario y cuentas por pagar. La cantidad de capital de trabajo que una empresa debe invertir suele ser considerable, e incluso puede superar su inversión en activos fijos. El monto del capital de trabajo aumentará a medida que una empresa aumente sus ventas a crédito, ya que las cuentas por cobrar se expandirán. Además, los niveles de inventario también aumentan con el crecimiento de las ventas, ya que la dirección opta por mantener más existencias para apoyar las ventas en curso, por lo general en forma de unidades de mantenimiento de existencias adicionales para satisfacer las necesidades de los clientes.

En consecuencia, un negocio en crecimiento siempre parece carecer de efectivo, porque sus necesidades de capital de explotación aumentan constantemente. En esta situación, una empresa puede tener interés en operar con cero capital de explotación. Para ello se necesitan los dos elementos siguientes:

Producción basada en la demanda. Es casi imposible evitar los aumentos del capital de explotación si la dirección insiste en mantener existencias de inventario a mano para satisfacer las necesidades proyectadas de los clientes. Para reducir las necesidades de capital, establezca un sistema de producción “justo a tiempo” que sólo construya unidades cuando los clientes las soliciten. De esta manera se eliminan todas las existencias de productos terminados. Además, instale un sistema de adquisiciones justo a tiempo que sólo compre materias primas para apoyar la cantidad exacta de unidades basadas en la demanda que deben producirse. Este enfoque elimina esencialmente la inversión en inventario. Un enfoque alternativo consiste en subcontratar toda la producción y hacer que el proveedor envíe los bienes directamente a los clientes de la empresa (lo que se conoce como “drop shipping”).

Condiciones de cobro y pago. Deben reducirse los plazos en los que se concede crédito a los clientes, mientras que deben ampliarse los plazos de pago a los proveedores. Lo ideal es que se reciba el dinero en efectivo de los clientes antes de que se deba pagar a los proveedores. Esto significa esencialmente que los pagos de los clientes financian directamente los pagos a los proveedores.

Por ejemplo, un fabricante de computadoras puede insistir en que sus clientes paguen en efectivo por adelantado con tarjeta de crédito, pedir a crédito las piezas de los proveedores, ensamblarlas en un sistema “justo a tiempo” y luego pagar a sus proveedores. El resultado puede ser no sólo un capital de explotación cero, sino incluso un capital de explotación negativo.

Si bien el concepto de capital de explotación cero puede parecer inicialmente atractivo, es sumamente difícil de aplicar por las siguientes razones:

Los clientes no están dispuestos a pagar por adelantado, excepto por los bienes de consumo. Los clientes más grandes no sólo no estarán dispuestos a pagar por adelantado, sino que incluso pueden exigir el pago con retraso.

Los proveedores suelen ofrecer a sus clientes condiciones de crédito estándar de la industria y sólo estarán dispuestos a aceptar condiciones de pago más largas a cambio de precios más altos de los productos.

Un sistema de producción justo a tiempo y basado en la demanda puede ser un concepto difícil de aceptar para los clientes en las industrias en que la competencia se basa en el cumplimiento inmediato de los pedidos (que requiere una cierta cantidad de inventario disponible).

En una industria de servicios no hay inventario, pero hay muchos empleados, a los que normalmente se les paga más rápido de lo que los clientes están dispuestos a pagar. Así pues, la nómina de sueldos ocupa esencialmente el lugar del inventario en el concepto de capital de explotación, y debe pagarse a intervalos frecuentes.

En resumen, el capital de explotación cero es un concepto interesante, pero no suele ser una aplicación práctica. Aun así, si una empresa puede mejorar su capital de trabajo en cualquiera de las tres áreas clave, puede al menos reducir su inversión en capital de trabajo, lo cual es ciertamente un objetivo digno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *